Millones de dólares estafados a ancianos con el fraude del soporte técnico

La Comisión Federal de Comercio (FTC) ha multado con 7,5 millones de dólares al presunto estafador del servicio técnico Parmjit Singh Brar por canalizar pagos obtenidos durante una larga lista de fraudes contra ciudadanos americanos.

Es mucho dinero, por supuesto, aunque el hecho de que Brar solo pagará 136.000 dólares como anticipo porque es incapaz de pagar el resto, lo hace menos doloroso.

La FTC también ha prohibido a Brar promocionar u ofrecer servicios de soporte técnico de por vida.

Su lista de cargos consta de una larga serie de cobros a sobre todo ancianos, incluidos pagos de 79.998 y 59.998 dólares, y cheques de victimas de 19.998 dólares por reparaciones de Internet, o de 41.998 dólares por seguridad informática y 22.000 dólares por soporte informático.

En algunos casos, las empresas de Brar habían ingresado grandes cantidades de dinero de la misma persona en el mismo día: 9.949 y 9.940 dólares de uno, y 14.999,99 y 13.000 dólares de otro y 23.999 y 26.000 dólares de un tercero.

En ocasiones familiares o cuidadores de las víctimas se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo y decidieron intervenir. En un caso concreto de marzo de 2017, la policía de Michigan contactó con Brar demandando que restituyera los 29.998 dólares de un usuario anciano que había caído en sus fraudes de soporte técnico, a lo que Brar aceptó y envío el cheque por la cantidad requerida.

Los fraudes funcionaban de la siguiente manera: vendedores telefónicos indios contactaban con las víctimas vía teléfono o por anuncios emergentes, para convencer a las víctimas de que solucionara problemas ficticios que afectaban a sus ordenadores.

Muchas veces los estafadores se hacían pasar por empresas muy conocidas e intentaban conseguir acceso remoto a los ordenadores, una treta para instalar antivirus obsoletos o hurgar en sus datos personales.

Si la víctima parecía ingenua, continuaban recibiendo llamadas repitiendo las mismas estratagemas.

Se trata de técnicas muy conocidas por los estafadores que en este caso se supone que han proporcionado millones de dólares de las víctimas. Las empresas de Brar presuntamente servían como mecanismo de cobro en EEUU.

La FTC ha estado combatiendo este tipo de fraudes durante años, especialmente los que sus víctimas son ancianos quienes los estafadores consideran más propensos a caer en sus trampas.

El resultado de esta batalla son unos 500 casos abiertos por la agencia desde 2013.

¿Están funcionando las medidas tomadas? Se puede argumentar en los dos sentidos. Por un lado, la agencia recientemente ha perseguido una gran lista de estafadores, pero la batalla real siempre será cuántos de estos acaban en el juzgado pagando sus faltas.

Solo cuando más estafadores del servicio técnico terminen entre rejas, habremos ganado.

 


Fuente: http://news.sophos.com